La actividad formativa, con la actualización que conlleva, es una de las bases fundamentales para poder ofrecer a las pacientes una medicina de alta calidad y contrastación científica, que incorpore en el día a día todas las mejoras disponibles en el ámbito de la Medicina Materno-Fetal y asistencia ginecológica.