DIU

¿Qué es?

  • Un método anticonceptivo.
  • Largo plazo (3-5 años).
  • 98% eficaz. Discreto.
  • La eficacia no disminuye en caso de vómitos o diarrea.
  • Con menor posibilidad de olvidos.
  • Un pequeño dispositivo.
  • Existen de varias formas y tamaños, con carga de cobre o sin, con hormonas o sin.
  • El médico lo coloca en el útero.

 

¿Cómo funciona?

Impide que los espermatozoides fecunden el óvulo. También dificulta la implantación en el útero si se hubiera producido la fecundación. Debe ser colocado y retirado únicamente por personal médico especializado, preferiblemente durante el periodo menstrual.

¿Para quién es el DIU?

Aunque se puede usar en nulíparas, es más adecuado para mujeres con pareja estable que ya han tenido un hijo.

 

Recuerda

El DIU no protege frente a las enfermedades de transmisión sexual (ETS), ni el SIDA.

Puede causar un poco de dolor o molestias en la colocación y extracción, menstruaciones más abundantes y duraderas.

También existe un incremento de riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica.

 

Preguntas más frecuentes

¿Debe ser colocado por un profesional? 
Sí. El DIU debe ser siempre colocado y retirado por un médico especializado.

¿Debe colocarse sólo durante el periodo menstrual? 
Puede colocarse en cualquier momento del ciclo menstrual si existe la seguridad de que la mujer no está embarazada, pero se aconseja que se realice durante la menstruación porque el cuello uterino se encuentra más dilatado. La colocación es más fácil y menos molesta.

¿Pueden utilizarlo las mujeres con riesgo de tener infecciones de transmisión sexual? 
En principio, se recomienda que usen otro método anticonceptivo, ya que en la presencia de este tipo de patologías se corre el riesgo de desarrollar una infección pélvica severa.

¿Sigue siendo fértil la mujer tras la retirada del DIU? 
Sí, el uso del DIU con anterioridad no afecta a la fertilidad de la mujer.

¿Existe un límite mínimo y máximo de edad para utilizarlo?

No, siempre que la mujer no tenga historial médico o esté en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. En todo caso, se recomienda para las mujeres que tengan más de 25 años, hayan tenido al menos un embarazo y tengan una relación de pareja estable.