La mayoría de las gestantes presentan una serie de síntomas y signos que se conocen con el nombre de PRÓDROMOS DE PARTO. Esta palabra, pródromos, deriva del griego “pródrmow”, que significa el predecesor de un evento.

Los pródromos de parto son aquellos signos que nos anuncian que el momento del parto se aproxima.

Son variables en cada mujer, en algunas pueden tener lugar un par de semanas antes mientras que en otra apenas unas horas previas al nacimiento del bebé.

Los síntomas de los pródromos se caracterizan principalmente por contracciones más intensas, para algunas mujeres son dolorosas, para otras no. Son las llamadas contracciones de Braxton Hicks que entrenan al músculo uterino preparándolo para el momento del parto.

A diferencia de las contracciones de parto que son rítmicas, progresivas e intensas, las contracciones de los pródromos son molestas, pero no son rítmicas ni regulares y su función es la de borrar y ablandar el cuello del útero previo a la dilatación.

Los espasmos se sienten en la zona inferior del abdomen, o a veces en las ingles, duran entre 15 y 20 segundos, algo menos que las contracciones de parto y desaparecen igual que empezaron.

A diferencia de las verdaderas contracciones de parto, al cambiar de posición o al descansar, las contracciones paran.

 

Si te encuentras en las últimas semanas de gestación es posible que estés experimentando este tipo de contracciones que en ocasiones te harán dudar si debes salir corriendo para el hospital o no.

Si bien el proceso es diferente en cada mujer, cuando estás de parto, existen al menos 2 ó 3 contracciones intensas de una duración aproximada de un minuto cada 10 minutos., ó lo que es lo mismo, contracciones regulares cada 5 minutos aproximadamente.

 

Además de las contracciones, los pródromos implican otros síntomas como la pérdida del tapón mucoso (aunque no necesariamente), el ablandamiento del cuello uterino (sólo podemos saberlo mediante una exploración), el descenso del abdomen aliviando la zona del estómago y en algunas mujeres mayor sensibilidad emocional por el momento que se aproxima.