SIGNOS DE ALARMA DURANTE EL PRIMER TRIMESTRE


El primer trimestre de embarazo es muy importante tener en cuenta algunos signos de alarma que pueden poner en riesgo el embarazo o la salud de la madre que afectará directamente en el feto. 

 

 

- Náuseas y vómitos persistentes, pueden llevar a la madre a una deshidratación y a una pérdida de peso importante. En este caso la madre debe ser hospitalizada para recibir líquidos y los nutrientes perdidos vía intravenosa.

 

- Sangrado vaginal: con o sin dolor en el bajo vientre. 

 

Dolor o ardor al orinar: es necesario hacer un análisis de orina para poder descartar cualquier tipo de infección urinaria.

 

Fiebre: Ante la aparición de fiebre, especialmente si es alta y de forma persistente, se puede estar en presencia de algún tipo de infección. 

 

 

 

SIGNOS DE ALARMA DURANTE EL SEGUNDO Y TERCER TRIMESTRE


La aparición de cualquiera de éstos síntomas durante este periodo se considera de riesgo elevado para la gestación por lo que la gestante debe ser valorada en el menor tiempo posible.

 

Pérdida de líquido amniótico: La rotura de la bolsa es un motivo suficiente como para ir al médico de inmediato. Aunque es preciso tener claro que se trata de pérdida de líquido amniótico y no de orina, puesto que avanzado el embarazo el útero presiona la vejiga y puede causar incontinencia y pérdidas involuntarias de orina, el líquido amniótico tiene un color claro y su olor es diferente de la orina.


Contracciones uterinas: un dolor que se asemeja al dolor en la menstruación, rítmico y que no cede durante el reposo. Puede sentirse en la espalda y en el bajo vientre.

 

Trastornos visuales que pueden ser visión borrosa, destellos, visión doble, puesto que se relacionan en un número muy elevado de casos con la preeclampia.

 

- Tensión arterial superior a 140/90: asociada con un dolor de cabeza persistente y dolores epigástricos, son los síntomas más comunes en la preeclampsia. El identificarlos con rapidez es importante. Con urgencia consulte al médico.

 

Disminución de movimientos fetales: Si los movimientos fetales disminuyen considerablemente o directamente están ausentes se debe acudir a la consulta de ginecología para ecografía ó monitorización fetal.

 

- Sangrado genital: ya sea precedido ó no por relaciones sexuales, obliga a una valoración de la gestante para descartar patologías graves que pueden complicar su gestación, como la placenta previa ó el desprendimiento prematuro de placenta.