La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. En algunas ocasiones se produce por esfuerzos físicos, ó por actividades comunes de la vida diaria tales como toser, estornudar, reir, realizar ejercicios, estar de pie, levantar objetos pesados, etc.

En otras ocasiones hay una necesidad imperiosa y urgente de orinar, teniendo dificultades para llegar al baño a tiempo y provocando pérdidas que van desde unas gotas hasta un chorro.

 

La incontinencia urinaria influye en la actividad cotidiana de la mujer y reduce su calidad de vida porque supone un fuerte impacto social e higiénico que obliga a adoptar determinadas estrategias como el uso de compresas, etc.

 

Es especialmente frecuente en mujeres, especialmente durante el EMBARAZO, MENOPAUSIA y tras PARTOS MÚLTIPLES o INSTRUMENTADOS.

También en personas que padecen obesidad, tos crónica, estreñimiento ó sometidas a determinados tipos de cirugía.

Deportes de impacto y de salto pueden agravarla o producirla, así como aguantar las ganas de orinar de forma persistente. Todas estas situaciones producen debilidad en la musculatura del suelo pélvico.

 

El suelo pélvico es un grupo de músculos cuya función es sostener los órganos que se encuentran en la parte baja del abdomen como la vejiga, el útero y la porción final del intestino.

Está localizado en la zona inferior de la pelvis, rodeando al ano y a la vagina. Estos músculos deben ser flexibles pero al mismo tiempo fuertes para permitir y ayudar a controlar la micción, la defecación y el parto.

 

Los ejercicios que se proponen en la página van dirigidos a fortalecer el suelo pélvico con el propósito de reducir los episodios de incontinencia urinaria. En algunas ocasiones serán suficientes para controlar los pequeños episodios de incontinencia. 

 

Es importante que los ejercicios se realicen correctamente.

 

En casa busque el lugar y momento adecuados, necesitará entre 20 y 30 minutos de tranquilidad. 

 

REALICE LOS EJERCICIOS AL MENOS 5 DÍAS POR SEMANA.

 

De cada ejercicio recomendado se harán: 

- 5 repeticiones lentas: 10 segundos de contracción y 10 segundos de reposo. Si los primeros días no es capaz de aguantar 10 segundos, empezar por 3 ó 4 segundos e ir aumentando progresivamente hasta llegar a 10.

- 5 repeticiones rápidas: 4 segundos de contracción, soltar tan rápidamente como pueda y 8 segundos de reposo.