La amniocentesis es una técnica invasiva de diagnóstico prenatal, para poder extraer el líquido amniótico es preciso atravesar la pared abdominal (piel y músculos) así como la pared uterina y anejos ovulares (placenta si se localiza en la cara anterior uterina, y bolsa amniótica).

 

Como medidas preventivas para disminuir la frecuencia de complicaciones le recomendamos que:

 

- Mantenga reposo absoluto durante las primeras 48 horas sucesivas a la prueba.

- No realice esfuerzos (cargar pesos, ejercicio físico intenso...) durante una semana.

- Evite las relaciones sexuales durante una semana.

 

Es normal que durante las primeras 24 horas note molestias discretas en la zona del abdomen.

Puede tomar paracetamol si lo precisa para aliviar el dolor.

Puede levantarse para ir al baño y tomar una ducha rápida e incorporarse en la cama para comer.

 

Deberá acudir al hospital si presenta:

- SANGRADO SIMILAR A MENSTRUACIÓN.

- FIEBRE SUPERIOR A 38 º C (TERMOMETRADA).

- PÉRDIDA DE LÍQUIDO AMNIÓTICO.

 

Si necesita acudir al hospital no olvide el informe de realización de amniocentesis que le será entregado al efectuar la prueba.