¿Qué es?

Consiste en la obtención mediante ultrasonido, de imágenes del feto, del cordón umbilical, de la placenta, del útero y los anexos, con el propósito de establecer entre otras cosas: el número de fetos, la vitalidad fetal, presencia o ausencia de anomalías anatómicas de los mismos, anomalías placentarias o del cordón.


Igualmente permite establecer la edad gestacional y evaluar el adecuado crecimiento fetal. Aunque la ecografía permite detectar una gran cantidad de anomalías fetales, no las detecta todas por lo tanto, una ecografía normal no descarta completamente la posibilidad de que el feto o el recién nacido puedan presentar alteraciones anatómicas, retardo mental, alteraciones del crecimiento, o retardo del desarrollo.

 

En general la literatura reporta una sensibilidad del 75%